JFK, un líder indiscutible

El 22 de noviembre de 1963, cuatro días después de mi nacimiento, asesinaron al presidente John Fitzgerald Kennedy. Junto con mi madre, todavía estábamos en la clínica. Eran otros tiempos. Siempre me ha contado que las enfermeras pasaron de nosotros a partir de que se supo la noticia y se ponían a leer los periódicos que había en la habitación.

Tal vez por eso siempre me ha fascinado el personaje y me acuerdo de él al llegar mi cumpleaños, 54 este año. Traumas de la más tierna infancia. Este año, además, a Trump le ha dado por descatalogar muchos papeles secretos, que como era de esperar, no aclararán nada de su muerte. Pero en este revuelto 2017, creo que a JFK habría que recordarlo no por los misterios de su asesinato, sino por su liderazgo. Podré tres ejemplos puntuales de entre muchos posibles. El primero, la frase clave del discurso de inauguración: “No pienses en lo que tu país puede hacer por ti, sino en lo que tú puedes hacer por tu país.” Esto sí que es una frase sabia, ilusionante y motivadora. Hoy, que tantos solo piensan en sus derechos y no en sus obligaciones, en sí mismos y no en servir a los demás, hay que recordar que los seres humanos solo somos felices cuando pensamos en los demás y en construir. No en vegetar pensando que los recursos del Estado son infinitos y nunca hay que renovarlos. Qué bien nos iría un líder político que nos hablara con esta claridad y no nos engañara. Por cierto, esta idea es igualmente válida y aplicable sustituyendo país por familia, ciudad, comunidad, región, incluso humanidad. Tendríamos que explicar que el verdadero bienestar consiste en estar satisfecho con uno mismo, no en tenerlo todo solucionando e ir tirando.

Segundo ejemplo, la crisis de los misiles de Cuba en octubre de 1962. JFK y su equipo son capaces de encontrar una salida digna para los rusos, ofrecer la retirada de los obsoletos misiles Júpiter de Turquía, en una de las negociaciones más críticas de la historia de la humanidad. Imagínense si hubiera acabado mal, aquí no estaríamos ahora ninguno. Y los rusos aceptaron la propuesta. En ambos bandos, Kennedy y Khrushchev tuvieron que torear a los “halcones” que promovían un enfrentamiento directo. Menos conocido, pero real, es el hecho de la mediación del papa san Juan XXIII. La mediación es como apoyarse en la banda cuando se juega al billar y no es posible efectuar una carambola directa. JFK utilizó este puente y canal paralelo de comunicación que Juan XXIII creó. Hoy nuestros gobernantes, que no líderes, no saben hacerlo, y eso que afrontan problemas mucho menos serios. Hacen el ridículo. E incluso menosprecian a los mediadores y se pliegan a cambiar los acuerdos por un tuit o por unos chicos que, en vez de estar en clase, chillan debajo de un balcón.

Tercer punto, discurso de anuncio del inicio de la carrera espacial, otra frase mítica: “Elegimos ir a la Luna no porque sea fácil, sino porque es difícil”. Acción de la voluntad, valoración entre distintas alternativas, y selección de una de ellas, una decisión firme, nada de “yes, we can”. Elegimos por la innovación, por la tecnología, por los retos, por el trabajo en equipo y multidisciplinar. Marcar objetivos ambiciosos pero realizables. Y a la Luna llegamos. Objetivos que representaron un avance para la humanidad. Nada de objetivos que signifiquen retroceso, a superar fronteras, aunque sean interestelares. Nada de nuevas barreras y separaciones.

JFK entra en mi definición, no sé si muy académica, de líder, como aquel que es capaz de que las personas elijan la actitud adecuada para enfrentarse a un reto o a una dificultad. Que nos enseñan a servir y a tener una sana ambición, y a negociar acuerdos en mutuo beneficio. En mi columna del primer día del año deseé que en 2017 tuviéramos mejores líderes, el destino nos ofrece una oportunidad antes de fin de año, no la desperdiciemos.

Log in

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies.