Liderazgo contemporáneo

Si uno introduce en Google palabras como líder, liderar o liderazgo, los resultados que aparecen dan para estar leyendo no ya días, sino meses. Y el contenido sigue creciendo porque la materia es tan apasionante como esquiva, de modo que siempre merece la pena aportar un nuevo enfoque que nos acerque un poco más al objetivo de ser buenos líderes.

Desde Ingenio Leadership School, en colaboración con Editorial Milenio, hemos querido hacer nuestra propia contribución con la colección de libros Liderazgo Contemporáneo, que aporta diferentes perspectivas y visiones sobre el liderazgo, manteniendo como características en común la base científica y la aplicación práctica.

Uno de los valores de esta colección es la diversidad de enfoques y la amplitud de aspectos a los que presta atención. Y es que el liderazgo es un fenómeno multidimensional, que exige trabajar sobre muchas más variables de las que se pueden abordar en un único libro.

No se trata sólo de delimitar las características de carácter que debe exhibir un líder, ya que eso representa sólo la punta del iceberg de esta materia. Quien desee, de verdad, convertirse en un referente tiene que atender a muchos planos que van desde algo tan global como definir una visión a la que orientar las actividades, hasta los pequeños detalles que marcan la diferencia en la interacción cotidiana con sus colaboradores.

Por citar algunos de los hilos que van tejiendo el entramado del liderazgo podemos destacar la capacidad de generar ilusión y también de afrontar los momentos difíciles, la forma de administrar la tecnología sin olvidar el ocuparse del arraigo de los valores, el esfuerzo en el desarrollo de individuos al tiempo que construye y cohesiona equipos, el mantener la serenidad y la prudencia sin eludir el asumir con coraje los riesgos en la toma de decisiones, la calidad del proyecto que es capaz de concebir y su forma de gestionarlo. Demasiadas veces se asocia la imagen del líder a un discurso, a una comunicación que sólo es el anticipo de lo que de verdad cuenta, su actuación cotidiana.

Un aspecto llamativo es que normalmente se asocia esta temática al mundo de la empresa y nos olvidamos de que el primer liderazgo del que todos debemos ocuparnos es el de nuestra propia vida. No se puede dar lo que no se tiene, de modo que no es posible convertirse en una referencia para nadie, sin haber empezado el trabajo por uno mismo. Y recalco trabajo porque en este tema no hay fórmulas mágicas, ni decálogos definidos por los gurús del management que consigan transformar, como los besos de las princesas, al jefezuelo-rana en el líder-príncipe. No hay atajos sino un camino que recorrer día a día.

Por ese motivo, el otro valor de la colección que quiero destacar es que ofrece muchas oportunidades, líneas de reflexión y ejercicios para hacer esa labor de introspección y de desarrollo. Es esencial conocerse mejor y reconocerse en las facetas más brillantes y también en los errores. Se dice que sólo hay una dirección válida, hacia delante, pero qué fácil es tomar la contraria cuando uno no sabe dónde está. Desde aquí te invito a acompañarnos, y también te reto a ir más allá de tu posición de hoy. Lo que encontrarás al final de esa ruta, sólo será una mayor satisfacción personal y profesional.

Log in

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies.