Empowerment y Calidad

Esta palabra inglesa muy utilizada en la jerga empresarial, se define como el proceso por el cual una persona o un grupo social adquiere o recibe los medios para fortalecer su potencial y así impulsar cambios positivos. Es decir, cuando se dota o atribuye poder y supone un desarrollo de la autoconfianza en las capacidades propias del individuo y / o grupo.
Desde este enfoque que va desde la vertiente individual a la colectiva, y teniendo en cuenta que la implicación de todo el equipo humano en un proceso de implantación de un sistema de gestión calidad es clave, es donde encontré similitudes en el arranque y la consolidación de la calidad en una empresa y el concepto empowerment.
 
 Implantar la calidad supone un cambio cultural que al igual que las bases del empowerment huye de modelos tradicionales y estáticos, para implementar una filosofía basada en la confianza, el compromiso, la responsabilidad y la mejora continua.
 
Los modelos de calidad tienen como pilar fundamental el compromiso de directivos y del núcleo operativo y están totalmente orientados a desarrollar las capacidades y el talento de las personas.
 
Por lo tanto es fundamental tener identificadas las habilidades y competencias de cada miembro del equipo, crear una cultura de asunción de responsabilidades, y apoyar y establecer un modelo de gestión que sea capaz de alinear los objetivos personales y los del equipo.
 
Contar con personas alineadas con los objetivos estratégicos permite delegar y también otorgar poder a los individuos que forman parte de una organización. Será fundamental la transparencia y agilidad a la hora de informar y comunicar. Como en todo habrá que realizar un análisis previo para saber lo que las personas piensan y lo que necesitan.
 
Esta es una forma de apoderar a los profesionales, facilitando información, recursos y las herramientas necesarias. En este proceso el líder debe acompañar y ejercer un rol de asesor y consultor experto disponible y accesible.
 
Atribuir poder implica en muchas ocasiones cambios de mentalidad, requiere altas dosis de confianza en las personas, en el grupo y sobre todo en un mismo. Es importante ser capaz de escuchar de forma activa y aceptar iniciativas. Hay que huir de lo que se ha hecho siempre para admitir desde la humildad nuevas aportaciones o soluciones, que puede que no coincidan con las que nosotros hubiéramos tomado. A veces implica entender que la idea o solución aportada por otro no se parece a la nuestra y eso no quiere decir que sea errónea o mala, si no simplemente no es la nuestra.
 
Apoderar significa fortalecer, dar protagonismo, dotar de la capacidad de tener pensamiento crítico, de decidir y de resolver problemas. Pero si me permiten se trata de un baile de dos o de más si hablamos de apoderar a un grupo, es decir, también hay que demostrar que se es capaz de tomar decisiones, hay que mostrarse e involucrarse en procesos de cambio y se deben desarrollar y enseñar las habilidades. 
 
La implantación de un sistema de gestión global guiado por un modelo de Calidad, descentraliza las responsabilidades y se traduce no solo en equipos y empresas más eficientes e innovadoras, sino que permite a los líderes gestionar con más agilidad, focalizando sus actuaciones en la visión y en la estrategia para satisfacer las expectativas de todos los grupos de interés.
 
"Una organización Empowered es aquella en la que los individuos tienen el conocimiento, habilidad, deseo y oportunidad para triunfar personalmente en forma tal que lleve al éxito organizacional colectivo" Stephen Covey

Log in

fb iconLog in with Facebook
create an account

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies.