Tributo a las personas emprendedoras

Hace miles de años que existen personas emprendedoras capaces de crear “empresas” y, sin embargo, en los últimos años y sobre todo con la crisis económica y el alto nivel de desempleo,  los emprendedores se han convertido en el centro  de diversas políticas públicas como la solución milagrosa a muchos de los problemas económicos. 

Quizás hemos cambiado el término y se le ha dado más glamour con la palabra emprendedor. Antes hablábamos del artesano, del comerciante, del fabricante, del profesional o del autónomo, y todos ellos también han sido emprendedores.

Sin duda, la existencia de personas emprendedoras que arriesgan su dinero, su tiempo y su prestigio, que en muchos casos abandonan su zona de confort y enfocan su talento y sus energías en la ilusión de poner en marcha un proyecto empresarial es algo necesario en todas las economías. La creación de nuevas empresas genera desarrollo económico y riqueza en los territorios en los que se instalan y, además,  diversifican la economía de la zona, en muchos casos centrada en un único sector o empresa y totalmente dependiente del mismo, con lo que se reduce el impacto económico en caso de cierre, traslado o crisis en ese sector.

Otro aspecto fundamental que genera la creación de nuevas empresas es la creación de ocupación. Los  datos  disponibles  de  los  países  desarrollados  muestran  que  las  pequeñas  empresas jóvenes son, de lejos, las que más contribuyen a la creación de empleo, aspecto fundamental con las tasas de paro que tenemos. 

Finalmente, debemos destacar que las personas emprendedoras y muchas de esas nuevas empresas son las principales generadoras de innovaciones y la innovación es sinónimo de progreso, de desarrollo tecnológico y de mejora de las condiciones de vida. Para los empresarios, la innovación es siempre beneficiosa pues genera tanto una reducción de los costes de producción como una diferenciación de productos frente a la competencia y, como suelo recomendar a los emprendedores a los que asesoro, siempre será más fácil competir por diferenciación que por costes, en muchos casos debidos a las economías de escala a las que no tendrían acceso.

No querría terminar estas reflexiones y agradecimiento a las personas emprendedoras sin recordar que ser emprendedor es una actitud y que no solo son emprendedoras aquellas personas que crean empresas. También encontramos personas emprendedoras en todas las empresas y organizaciones aunque no creen una empresa. Son personas emprendedoras aquellos estudiantes que promueven una rifa o una fiesta para conseguir dinero para el viaje de estudios o aquellas personas que han creado una ONG para mejorar la calidad de vida, proporcionar alimentos, o lo que sea. También es célebre la política de Google que dicta que los empleados de la empresa pueden dedicar el 20% de su jornada laboral al proyecto que quieran -siempre que ayude a Google a avanzar en algún campo, claro- y el 80% de los nuevos éxitos de Google han salido de esa política dado que han potenciado y aflorado el talento y las ganas de emprender de sus trabajadores.

Demos valor al emprendimiento, valoremos y reconozcamos el papel fundamental que juegan las personas emprendedoras, tanto las que crean empresas por haber detectado una oportunidad como aquellas que las crean por necesidad, tanto las que han crecido en tamaño y trabajadores como las que siguen como empresarios individuales, y también a aquellas que emprenden desde dentro de sus organizaciones. Todas son valiosas y todas contribuyen de alguna manera al progreso económico y social. Gracias por intentarlo.

Log in

fb iconLog in with Facebook
create an account

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies.