El éxito personal

La felicidad muchas veces la ligamos al éxito profesional, al status quo, es la referencia al éxito profesional como fuente de crecimiento personal. Y esto explica que dediquemos gran parte de nuestro tiempo y esfuerzo a nuestra profesión, y pensemos que conseguir prestigio, estatus económico y reconocimiento social nos lleve a ser felices.

De hecho el tiempo nos muestra que esto no es así del todo. No lo es sino buscamos solo nuestro lucimiento sin importar los demás, porque si solo queremos tener poder, la relación con nuestros compañeros y amigos estarán dañadas por el afán de dominar y subir. No lo es, si solo nos interesa el éxito vacío, ese éxito por el poder que da, porque nos transformará en personas inseguras, llenas de complejos y limitaciones y lo taparemos con vanidad y soberbia, y nunca, nunca tendremos suficiente. Son caminos que nos llevaran poco a poco a perder lo mejor de nosotros y proyectar lo que no somos en realidad. De hecho seremos un fraude de nosotros mismos.

En cambio vivir la profesión con pasión y vocación, luchar cada día para mejor lo que sabemos hacer, y sobretodo, compartir el proyecto y trabajar en equipo, nos aproximará y nos ayudará a ser más felices.

Cuando en el trabajo dejamos de buscar nuestro lucimiento y tenemos un proyecto compartido y trabajamos en equipo para conseguirlo, se produce la magia de mezclar elementos internos y externos que llevan al éxito personal y colectivo de todos. Entonces somos capaces de motivar y conseguir que todas las personas de la organización hagan y se sientan suyo ese proyecto, y entonces las energías, la creatividad de todos crece de forma exponencial consiguiendo no solo grandes resultados sino grandes porciones de felicidad para todos. Es cuando el éxito profesional forma parte del éxito personal. Es una parte.

El éxito personal tiene que ver con tener un propósito en la vida, sueños que trasciendan a nosotros mismos. Si encontramos un propósito, tendremos fuerza, motivación, coraje, dedicación, para buscarlo y siempre lo haremos con los demás y para los demás.

El éxito personal se escoge vivir la vida con un tipo de libertad que implica consciencia, disciplina, exigencia, y preocuparse de verdad por las personas, y sacrificarse para ellas. Este es el éxito personal y es fuente de felicidad.

Si tenemos consciencia de eso que nos motiva de verdad, tendremos certeza que solo propósitos sanos nos pueden llevar a un equilibrio personal, que facilite una vida plena, una vida que compartir con los demás proyectos, pasiones y emociones, una vida que sobretodo ayude a los demás y sirva para inspirarlos.

Artículos relacionados (por etiqueta)

Log in

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies.