Liderazgo y gestión creativa

CREATIVIDAD y CALIDAD CREATIVIDAD y CALIDAD

El concepto creatividad está en pleno auge. Podemos descubrir a nuestro alrededor un amplio abanico de posibilidades para aprender a desarrollar la creatividad. Nos toparemos con diversos foros, cursos, variada bibliografía, webgrafía, hasta libros que prometen hacerte creativo en pocos días. Aunque es cierto que el término no aparece en el diccionario hasta la década de los 80, la creatividad ha acompañado al hombre desde sus inicios. Si analizamos a nuestros ancestros, nos daremos cuenta de cuan creativos fueron y como la creatividad influyó en la propia evolución del hombre.

Si entendemos el citado concepto como la capacidad de generar nuevas ideas y el ingenio para ser constructivos, originales e imaginativos en propuestas y soluciones, entonces los líderes de organizaciones cuentan ante sus ojos con un amplio campo a explorar.

El momento actual es extraordinariamente competitivo y gira a una velocidad vertiginosa. Demanda a las organizaciones dinamismo, agilidad en la toma de decisiones, originalidad. Se exige  hoy un valor añadido en productos y servicios que probablemente mañana quedaran obsoletos. Organizaciones y profesionales ingeniosos serán los más competitivos en los diferentes sectores y serán los que marcaran la diferencia.  

Esta velocidad, lejos de generar cierta angustia tanto a las organizaciones como a las personas que formamos parte de ellas, debe entenderse como un atractivo reto. Ser creativo no va ligado solo a aspectos puramente artísticos o tecnológicos, tampoco se trata de un patrimonio exclusivo de grandes empresas o de las organizaciones que a todos se nos vienen a la mente. El líder de una pequeña empresa familiar, puede ser tremendamente creativo y diferenciarse aplicando pequeños cambios en su entorno. Prácticas que para una empresa de determinado sector pueden ser habituales, para otra pueden resultar excepcionales y muy novedosas.

Un líder organizacional debe ser creativo para orientar al equipo en la estrategia a seguir. Lo verdaderamente importante es perder el miedo a explorar y saber acompañar en el trayecto. Ser capaz de gestionar de forma creativa para desarrollar las potencialidades humanas, la inteligencia y el talento, poder lograr la consecución de objetivos y satisfacer de forma equilibrada a todos los grupos de interés. Crear y dejar crear. En más de una ocasión, la solución está en casa. “El líder que da alas”, eslogan con cierta similitud al de una conocida bebida. John Maxwell  ya define al líder organizacional como el que es capaz de estimular y mejorar a las personas en cada una de las áreas. Todos nacemos con creatividad, tan solo necesitamos la estimulación suficiente para expresarla. Yo sigo sorprendiéndome a diario de las maravillosas ideas que nacen de las personas que forman mi equipo.

Ser creativo implica tener cierto grado de madurez para saber que podrán surgir barreras propias de cualquier cambio: miedo, desconfianza, conformismo, intereses y egos. También cabe estar preparado para que ciertas ideas no lleguen a buen puerto, y si me permiten,  indispensable cierto grado de humildad para aceptar que otros puedan tener mejores ideas que las propias.

Es necesario perder el miedo y como decía Einstein “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

Artículos relacionados (por etiqueta)

Log in

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies.